indice de drogas  

 
 

http://www.indicededrogas.com.ar/

 
 

 

 

 

 
 

Cabergolina

 

 

DESCRIPCION

La cabergolina es un agonista de la dopamina derivado sintético de la ergolina que está indicado para el tratamiento de los desórdenes hiperprolactinémicos ya sean idiopáticos o debidos a adenomas de la pituitaria. Los resultados de los estudios comparativos entre la cabergolina y la bromocriptina han demostrado que la cabergolina es más efectiva que la bromocriptina como supresor de la secreción de prolactina y que tiene un perfil más favorable de tolerancia. Además, la posibilidad de una sola dosis al día de cabergolina es una ventaja potencial de este fármaco.

 

Mientras que en la bromocriptina requiere dosis múltiples para ser efectiva, la cabergolina tiene una semi-vida muy larga y lo que permite una administración dos veces por semana. Sin embargo, cada paciente debe ser evaluado individualmente para determinar cuál será la dosis óptima. Como la bromocriptina y pergolida, la cabergolina es beneficiosa para las fluctuaciones motoras asociadas con la enfermedad de parkinson. En este sentido, la posibilidad de dosis únicas al día constituye una ventaja para este fármaco.

Mecanismo de acción: la cabergolina es un alcaloide sintético derivado de la ergotamina de larga duración que actúa a nivel central. La cabergolina origina una supresión dosis dependiente de los niveles de prolactina gracias a una actividad agonista sobre los receptores de dopamina-2 de la pituitaria anterior. La estimulación de los receptores de D-2 de esta región del cerebro inhibe la secreción de prolactina.. La cabergolina es siete veces más selectiva hacia los receptores D-2 que la bromocriptina. Esta mayor selectividad puede ser la responsable de la mejor tolerancia de la cabergolina en comparación con otros agonistas de la dopamina. La cabergolina tiene una afinidad mínima para los receptores adrenérgicos, serotoninérgicos o histaminérgicos. La cabergolina no tiene efecto sobre la secreción de otras hormonas pituitarias como la cortisona, el ACTH, FSH o TSH. Algunos síntomas que pueden ser corregidos por la normalización de los niveles de prolactina son la pérdida de la libido, la amenorrea, la infertilidad, la galactorrea, la ginecomastia y la impotencia.

Fármacocinética: la cabergolina se administra por vía oral y experimenta un el metabolismo significativo de primer paso después de su absorción sistémica. La velocidad y la extensión de la absorción no son afectadas por los alimentos. Los niveles plasmáticos pico se producen al cabo de 1- 3 horas. Una cantidad significativa del fármaco puede ser encontrada en la pituitaria en comparación con el plasma. A las dos semanas del inicio del tratamiento se observa una reducción significativa de los niveles de prolactina. Una dosis única de cabergolina de 0,3 a 0,6 mg puede reducir los niveles de prolactina durante siete a catorce días.

Los estudios en animales indican que la cabergolina cruza la placenta. La cabergolina es extensamente metabolizada por hidrólisis en el hígado con un implicación mínima del citrocromo P 450 microsomal. Al menos se producen cuatro metabolitos, pero ninguno parece contribuir en la acción del fármaco. La semi-vida de eliminación es de unas 80 horas. La semi-vida de eliminación de la la pituitaria es de unas 60 horas. La cabergolina y sus metabólicos son eliminados sobre todo en las heces (60 a 70%). La eliminación renal supone 110% de la dosis. Tanto la AUC como los niveles plasmáticos máximos de la cabergolina aumentan en presencia de una insuficiencia hepática, requiriendo se en estos casos un ajueste de las dosis.

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Para tratamiento de las hiperprolactinemia: inicialmente dosis de 0,25 mg dos veces por semana. La administración y una dosis semanal también ha sido encontrada efectiva en el tratamiento de el manco de normas que se cree tan prolactina. Debe considerarse la discontinuo acción del tratamiento con cabergolina después de seis meses de unos niveles aceptables de prolactina. Seguidamente, deberán hacerse determinaciones periódicas de los niveles de prolactina con objeto Coro de evaluar la necesidad de el reiniciar el tratamiento

Tratamiento de las fluctuaciones motoras asociadas a la enfermedad de Parkinson: Las dosis óptimas no han sido establecidas. Sin embargo, los estudios clínicos indican que debe iniciarse el tratamiento con una dosis de 0,5 mg por días, aumentándose las dosis hasta un máximo de 6 mg por vía. Las dosis efectivas parecen ser de unos 3 mg por día aproximadamente.

Tratamiento del síndrome de fatiga de las piernas. Se han utilizado dosis de 0,5 mg una vez al día inicialmente a la hora de acostarse. Las dosis podrán incrementar incrementarse hasta que se resuelve el los síntomas. La dosis medias parece ser del orden de los 2 mg por vía.

Dado que en la cabergolina es extensamente metabolizada por el hígado, los pacientes con insuficiencia hepática deberán reducir la dosis. Sin embargo, no existe en directrices publicadas al respecto. Los pacientes con insuficiencia renal no deberán reducir las dosis.

CONTRAINDICACIONES

La cabergolina está contraindicado la en pacientes con hipersensibilidad al fármaco u a otros alcaloides del ergot, debido a la posibilidad de una reacción alérgica. La cabergolina es extensamente metabolizada en el hígado, primariamente mediante una hidrólisis. Tanto los niveles plasmáticos como la AUC, aumentan significativamente en presencia de insuficiencia hepática.

Se ha observado con cierta frecuencia mareos y vértigos como efectos secundarios de la cabergolina. Los pacientes que manejen maquinaria o deban conducir automóviles deberán de ser advertidos de que la cabergolina puede afectar su rendimiento.

La cabergolina muestra una mínima afinidad hacia los receptores adrenérgicos. Sin embargo ha sido asociada a una mínima hipotensión Los en algunos casos. Esto puede ocurrir si se inician los tratamientos con las dosis superiores a 1 mg. La cabergolina deberá ser utilizada con precaución en pacientes con historias de hipotensión o en pacientes sometidos a tratamiento con antihipertensivo. Como otros derivados de la ergotamina, la cabergolina no se debe administrar a pacientes con hipertensión descontrolada. La medicación deberá ser discontinuado si se manifiesta hipertensión, cefaleas severas, u otros efectos adversos sobre el sistema nervioso central.

Se ha descrito un caso de pericarditis constrictiva con El desarrollo de un síndrome fibrótico pleuropulmonar con la cabergolina. Al igual que otros derivados de la dopamina, la cabergolina puede ocasionar cambios fibróticos, fibrosis inflamatorias, y efusión pleural.De ser posible, la cabergolina deberá ser evitada en la enfermedad pulmonar.

La cabergolina interfiere con la lactancia como resultado de la inhibición de la prolactina. Por lo tanto, la cabergolina no deberá ser empleada durante la lactancia

Además, la cabergolina no esté indicada para inhibición de la lactancia postparto dado que el uso de otros agonistas dopaminérgicos en este sentido ha ocasionado hipertensión, e incluso, convulsiones.

Las agonistas dopaminérgicos son utilizados en ocasiones como alternativas a los anticolinérgicos para el tratamiento de los síntomas extrapiramidales asociados con fármacos antipsicóticos. Sin embargo, los agonistas dopaminérgicos pueden exacerbar los síntomas de esquizofrenia como las alucinaciones.

La cabergolina de de ser utilizada con precaución y en pacientes con psicosis o con desórdenes psicóticos. Por otra parte, la cabergolina ha originado alucinaciones y y confusión en enfermos de Parkinson tratados con el fármaco. Por lo tanto, deberá ser utilizado con precaución en enfermos de Parkinson que muestren signos de demencia

Se ha comunicado depresión en el 1 al 5% de los pacientes tratados con cabergolina.

La cabergolina se clasifican dentro de la categoría B de fármacos en lo que se refiere al riesgo en el embarazo. Los estudios de reproducción en el conejo no han mostrado efectos teratogénicos o embriotóxicos. Sin embargo dado que no hay estudios controlados en mujeres embarazadas, la cabergolina no deberá usarse en el embarazo a menos que sea claramente necesario.

La seguridad y eficacia de la cabergolina en los niños no ha sido establecida.

INTERACCIONES

Los efectos reductores sobre la prolactina de la cabergolina pueden ser antagonizados por medicaciones que sin aumentan los niveles de prolactina como la cimetidina, el haloperidol, la loxapina, la metildopa, la molindona, metoclopramida, olanzapina, fenotiazinas, pimozida, reserpina, risperidona, tiotixeno, y antidepresivos triciclicos. Además, la cabergolina puede disminuir la eficacia y antagonistas de la dopamina como los antieméticos y antipsicóticos tipo fenotiazina (prometazina, trietilperazina, etc).

Tanto la cabergolina como la levodopa parecen aumentar la función dopaminérgica central. La cabergolina se utiliza como adyuvante de la terapia levodopa/carbidopa en los pacientes con parkinsonismo que experimentan los fluctuaciones motoras. Aunque esta combinación parece ser segura y efectiva, son posibles efectos neurológicos adicionales. Se han observado alucinaciones con el uso concurso simultáneo de cabergolina y levodopa.

La cabergolina es un derivado de la ergotamina y su utilización con otros derivados de los alcaloides del ergot (dihidroergotamina, ergotamina, metisergida) puede ocasionar toxicidad.

La cabergolina tiene una mínima afinidad hacia lo receptores adrenérgicos. Sin embargo ha sido asociada en algunos casos con hipotensión y, por tanto, deberá usarse con precaución en pacientes tratados con antihipertensivos u otras medicaciones que causan hipotensión

REACCIONES ADVERSAS

La mayor parte de la reacciones adversas observadas con la cabergolina son ligeras o moderadas y pueden ser minimizadas con a la administración del fármaco con el alimento y siguiendo una pauta de dosis crecientes. La administración crónica produce una tolerancia a a la mayor parte de los efectos secundarios.

Los efectos secundarios más frecuentemente observados con la cabergolina son: náusea-vómito, jaquecas, mareos, constipación, astenia, fatiga, dolor abdominal, y vértigo. La mayor parte de los mismos que no parecen estar relacionados con la dosis con la excepción de las náuseas.

En comparación con la bromocriptina, la cabergolina parece tener un mejor perfil de tolerancia. En particular los efectos secundarios gastrointestinales fueron menores en los pacientes tratados con la cabergolina.

Al igual que con otros derivados de la ergotamina, la cabergolina ha sido asociada a cambios pleuropulmonares, efusión pleural y fibrosis pulmonar.

Efectos secundarios comunes observados en pacientes con parkinson que tratados con cabergolina son confusión, disquinesia, alucinaciones, y edema periférico. En casos muy poco frecuentes se han comunicado insuficiencia cardíaca y úlcera hepática después de la administración de cabergolina.

 
 

 

Google

 

regresar a la página principal

 

 

 

 
 

 

 

 

 

Webmaster: Farm. Gustavo Di Iorio. mail: gustavodiiorio@yahoo.com.ar