indice de drogas  

 
 

http://www.indicededrogas.com.ar/

 
 

 

 

 

 
 

Furosemida

 

 

Indicaciones

     

  • Edema: edema asociado a ICC, cirrosis hepática (ascitis), y enfermedad renal (incluyendo síndrome nefrótico), coadyuvante en edema agudo pulmonar.

     

     

  • Hipertensión: tratamiento de la hipertensión ligera a moderada y como coadyuvantes en el tratamiento de crisis hipertensivas; no se consideran fármacos de primera elección en el tratamiento de la hipertensión esencial.

     

La terapia Parenteral debería reservarse para pacientes incapaces de tomar medicamento oral o para pacientes en situaciones clínicas de emergencia.

Inyectable: furosemida se indica como terapia ayudante en edema pulmonar agudo.

 

Hipercalcemia.

Mecanismo

Actúa principalmente en la rama ascendente del asa de Henle, inhibiendo la reabsorción de electrolitos. Se ha demostrado que furosemida inhibe primariamente la absorción de sodio y cloruro no solamente en los túbulos proximal y distal si no también en el glomérulo de Henle. Aumenta la excreción de potasio en el túbulo distal; Posiblemente ejerce un efecto directo en el transporte de electrolitos en el túbulo proximal.

La acción sobre el túbulo distal es independiente de cualquier efecto inhibitorio sobre anidrasa carbónica y aldosterona.

Contraindicaciones

Esta contraindicada en pacientes con anuria que no desaparece con una dosis de prueba del diurético; Pacientes con una historia de hipersensibilidad a furosemida.

Contraindicado en pacientes en los que en su administración presentan oliguria o aumento progresivo de los niveles séricos de creatinina y urea durante su administración. Encefalopatía hepática o depleciones hidro-electrolíticas graves.

Advertencias Y Precauciones

     

  • En pacientes con cirrosis hepática y ascitis, la terapia con furosemida es mejor iniciarla en el hospital. En coma hepático y en estados de agotamiento de electrolitos, la terapia no debe instituirse hasta que la condición básica se mejore. Las alteraciones súbitas del balance de electrolitos y líquido en pacientes con cirrosis pueden precipitar encefalopatía y coma hepático.; por lo tanto, es necesario una estricta observación durante el período de diuresis. Son útiles en prevenir hipocalemia y alcalosis metabólica los suplementos de cloruro de potasio y, si se necesita, un antagonista de aldosterona.

     

     

  • Si se produce una azotemia creciente y oliguria durante el tratamiento de enfermedad renal progresiva severa, furosemida debe interrumpirse.

     

     

  • Se puede presentar tinnitus y fallas en la audición, alteraciones que pueden ser reversibles o irreversible. Esta ototoxicidad de la furosemida se asocia a una administración rápida, deterioro renal severo, altas dosis (sobre las recomendadas), o terapia concomitante con aminoglicósidos, ácido etacrínico, u otra droga ototóxica. Si el médico decide usar dosis altas en terapia parenteral, controlar la velocidad de infusión intravenosa (para adultos, un valor de infusión no más de 4 mg por minuto).

     

     

  • Controlar la diuresis y peso del paciente a fin de evitar hipovolemia. No realizar dietas hipo sódicas muy estrictas ya que puede favoreces la aparición de hiponatremia e hipovolemia. Controlar periódicamente los niveles séricos de electrolitos, especialmente de potasio. Prevenir especialmente la hipopotasemia con suplementos de potasio o un diurético ahorrador de potasio en pacientes en los que la hipopotasemia puede ser un factor de riesgo ( cirrosis hepática, hiperaldosteronismo, diarreas crónicas, enfermedades renales depletoras de potasio, tratamiento con digitálicos, arritmias ventriculares); Estos controles se realizan mas frecuentemente en pacientes que presentan alguna otra causa de depleción hidroelectrolítica (vómitos, diarreas, insuficiencia cardiaca, cirrosis, enfermedad renal).

     

     

  • Por su efecto en el metabolismo glucídico, puede empeorar el control de la glicemia en diabéticos.

     

     

  • Exceso de diuresis puede ocasionar reducción de volumen sanguíneo y deshidratación con colapso circulatorio y posiblemente trombosis vascular y embolia, particularmente en pacientes ancianos. Como con cualquier diurético efectivo, durante la terapia con furosemida puede producirse un agotamiento de electrolitos, especialmente en pacientes que reciben dosis más altas y una toma restringida de sal. Puede desarrollarse Hipocalemia con furosemida, especialmente con una diuresis vigorosa, toma inadecuada del electrolito oral, cuando hay cirrosis, o durante el uso concomitante de corticosteroides o ACTH. Terapia digitálica puede exagerar efectos metabólicos de hipocalemia, especialmente efectos miocárdicos.

     

     

  • Todos los pacientes que reciben furosemida deben observarse por los posibles signos y síntomas de desequilibrio de electrolitos o líquido (hiponatremia, alcalosis hipocloremica, hipocalemia, hipomagnesemia o hipocalcemia):

     

Sequedad bucal, sed, abatimiento, letargo, somnolencia, desazón, dolor muscular o calambres, agotamiento muscular, hipotensión, oliguria, taquicardia, arritmia, o perturbaciones gastrointestinales tal como náusea y vomito. Aumentos en la glicemia y alteraciones en el test de tolerancia a glucosa (con anormalidades del ayuno y 2-hrs azúcar postprandial) se han observada, y rara vez, se ha informado precipitación de diabetes mellitus.

     

  • Puede producirse Hiperuricemia Asintomática y precipitarse gota rara vez.

     

     

  • Precaución en pacientes con pancreatitis o historia de ella, se ha descrito con el uso de furosemida

     

     

  • Se debe tener la precaución al incorporarse rápidamente desde una posición sedente ó yacente.

     

     

  • Precaución con la ingesta de alcohol, el ejercicio o si se permanece de pie durante mucho tiempo y durante el tiempo caluroso, debido al aumento de los efectos hipotensores ortostáticos.

     

     

  • Posible fototoxicidad; Evitar la exposición al sol en demasía o el uso excesivo de lámparas solares.

     

     

  • Los pacientes alérgicos a sulfonamidas pueden también ser alérgicos a furosemida. Existe la posibilidad de exacerbación o activación sistémica de lupus eritematoso.

     

     

  • La dosificación debe ajustarse a las necesidades individuales de cada paciente, basándose en la respuesta clínica. Para minimizar el posible desequilibrio de líquidos y electrolitos debe utilizarse la dosificación mínima eficaz.

     

     

  • Los pacientes deben observarse regularmente por la posible ocurrencia discrasias sanguíneas, daño renal o hepático, u otra reacción idiosincrática.

     

Inyectable

Uso Pediátrico:

     

  • calcificaciones Renales (desde apenas visible sobre la radiografía a stagorn) han ocurrido en algunos prematuros tratados con furosemida IV por edema debido a la enfermedad de membrana de ducto arteriolar y hialino.

     

     

  • El uso concomitante de clorotiazida, disminuye la hipercalciuria y disuelve algunos cálculos.

     

     

  • En neonatos prematuro con síndrome de angustia respiratoria, el tratamiento con furosemida en las primeras semanas de vida puede aumentar el riesgo patente de ducto arteriolar persistente (PDA), posiblemente mediante un proceso mediado por prostaglandina - E.

     

     

  • La pérdida de la audición en neonatos se ha asociada con el uso de furosemida inyectable.

     

     

  • cuando se emplean para favorecer la diuresis, las pautas de dosificación intermitentes pueden disminuir la posibilidad de desequilibrio electrolítico o hiperuricemia que resulta del tratamiento.

     

     

  • la furosemida es eficaz en pacientes con disfunción renal, sin embargo la reducción del aclaramiento puede hacer necesario el uso de dosis mas elevadas con un mayor intervalo entre las dosis para evitar la acumulación y reducir el riesgo de ototoxicidad.

     

Embarazo

Clase: Categoría C.

Atraviesa la placenta, no hay estudios en humanos adecuados, sin embargo en animales produce un aumento en la incidencia de hidronefrosis en el feto. en conejos con dosis 2 a 8 veces la humana produce la muerte materna inexplicable y abortos. La furosemida debe usarse durante el embarazo solo si el beneficio potencial justifica el riesgo.

Lactancia

Se secreta en la leche materna. Aunque no se han descrito problemas, se debe tener precaución cuando furosemida se administra a una nodriza.

Dosis Y Administración

ORAL:

Adulto

Diurético:

La dosis inicial usual es 20 a 80 mg en una dosis única. Si necesita, puede administrarse la misma dosis 6 a 8 horas después de la administración inicial, o aumentarse en 20 o 40 mg y no administrar antes de 6 a 8 horas después de la dosis previa, hasta obtener el efecto deseado. La dosis de mantenimiento se determina por titulación, dando con posterioridad diariamente dosis únicas o divididas en 2 o 3 tomas; administrando una vez al día en días alternos; o administrando una vez al día durante 2 a 4 días consecutivos de cada semana.

Dosis máxima hasta 600 mg / día.

Cuando las dosis que excedan 80 mg /día por períodos prolongados, es particularmente aconsejable la verificación de laboratorio clínico y la observación.

Hipertensión

La dosis inicial usual de furosemida para la hipertensión es 80 mg /día, dividida en 40 mg dos veces un día. La dosis debe ser ajustada según la respuesta. Si la respuesta no es satisfactoria, agregar otros agentes antihipertensivos.

Los cambios en la presión sanguínea deben controlarse cuidadosamente cuando furosemida se usa con otras drogas antihipertensivas, especialmente durante la terapia inicial. Para impedir el exceso en la reducción de la presión, la dosis de otros agentes debe ser reducida por lo menos un 50% cuando se agrega al régimen furosemida.

Antihipercalcémico

120 mg /día en una sola toma o dividida en 2 o 3 tomas.

Pediátricos:

Diurético

la dosis inicial usual oral en pacientes pediátricos es 2 mg / kg de peso, dado como dosis única. Si la respuesta de diurético no es satisfactoria después de la dosis inicial, la dosis puede ser aumentada de 1 a 2 mg / kg a intervalos de 6 a 8 horas después de la dosis previa. Pueden necesitarse dosis altas de hasta 5 mg / kg en algunos niños con síndrome nefrótico.

Las dosis mayores de 6 mg / kg de peso no se recomiendan. Para la terapia de mantenimiento en pacientes pediátricos, la dosis debería ajustarse al nivel efectivo mínimo.

INYECTABLE

Adultos

Debe usarse únicamente en pacientes incapaces de tomar medicación oral o en las situaciones de emergencia y debe reemplazarse con la terapia oral tan pronto como sea posible.

Diurético

La dosis inicial usual de furosemida es 20 a 40 mg determinada como una dosis única, inyectada intramuscularmente o por vía intravenosa. La dosis intravenosa debería darse lentamente (1 a 2 minutos). Si se necesita otra dosis, puede administrarse en la misma manera 2 horas luego o la dosis puede aumentarse. La dosis puede ser aumentada en 20 mg y dada no antes de 2 horas después de la dosis previa, hasta que el efecto deseado del diurético se ha obtenido.

Antihipertensivo

En crisis hipertensivas en enfermos con función renal normal: de 40 a 80 mg por vía IV.

En crisis hipertensivas acompañadas de edema agudo de pulmón o insuficiencia renal aguda: de 100 a 200 mg vía IV.

Dosis límite para adultos: aunque existe controversia, se ha utilizado 6 g diarios por infusión IV lenta en la insuficiencia renal aguda.

Antihipercalcémico

En casos severos, de 80 a 100 mg IM o IV; la dosificación puede repetirse si es necesario a intervalos de 1 a 2 hrs hasta obtener la respuesta deseada. En casos menos severos puede administrarse dosis mas pequeñas a intervalos de 2 a 4 hrs.

 

Edema Pulmonar Agudo

La dosis inicial usual de furosemida es 40 mg inyectada lentamente por vía intravenosa (sobre 1 a 2 minutos). Si una respuesta satisfactoria no ocurre dentro de 1 hora, la dosis puede aumentarse a 80 mg inyectada lentamente por vía intravenosa (sobre 1 a 2 minutos).

Puede administrarse concomitantemente terapia adicional necesaria (p. ej., digitálicos, oxígeno).

Las soluciones ácidas, incluyendo otros medicamentos parenterales (p. ej., labetalol, ciprofloxacino, amrinona, y milrinona) no deben administrarse en la misma infusión porque pueden causar la precipitación de furosemida.

Pediátricos:

Diurético

La dosis inicial usual de furosemida (vía intravenosa o intramuscular) es 1 mg / kg y debe administrarse lentamente bajo supervisión médica cercana. La dosis puede ser aumentada en 1 mg / kg no antes de 2 horas después de la dosis previa, hasta que el efecto deseado del diurético se haya obtenido.

No se recomiendan dosis mayores de 6 mg / kg de peso.

Antihipercalcémico

25 a 50 mg, por vía IM o IV, repitiendo la dosificación si es necesario cada 4 hrs hasta obtener la respuesta deseada.

TERAPIA DE ALTAS DOSIS

En el manejo de oliguria en insuficiencia renal aguda o crónica 250mg diluidos en 250 ml en un solvente compatible en infusión sobre 1 hora. Si la salida de orina es insuficiente dentro de la próxima hora, esta dosis puede ser seguida en 500 mg. Debe estar de acuerdo al estado de hidratación del paciente, e infusionado por 2 hrs. Si aun no se obtiene una orina satisfactoria en el transcurso de 1 hora al final de la segunda infusión entonces una tercera dosis de 1 g puede ser infundido a las 4 hrs. La velocidad de infusión nunca debe exceder los 4 mg por minuto. En pacientes con oliguria o anuria con un significativo "sobrellamado " de liquido, la inyección puede ser dada sin dilución directamente a la vena, usando una velocidad constante de infusión con una medida fina. La velocidad de administración nunca debe exceder los 4 mg/min. Los pacientes que no responden a 1 gr, probablemente requieren diálisis, aunque dosis sobre 6 g diarios no han sido estudiados.

Si la respuesta a cualquier método de administración es satisfactoria, la dosis efectiva (sobre 1 g) puede entonces ser dada diariamente. Según la respuesta del paciente se debe ajustar la dosis. Alternativamente el tratamiento puede ser mantenido vía oral; deben darse vía oral 500 mg por cada 250 mg requeridos de inyección.

En el tratamiento de insuficiencia renal crónica, la dosis inicial de 250 mg pueden ser dados oral, incrementando, si se necesita en pasos de 250 mg cada 4 a 6 hrs hasta un máximo de 2 g; debe realizarse los ajustes de dosis de acuerdo a la respuesta del paciente.

Durante el tratamiento de estas dosis altas, es esencial el control con pruebas de laboratorio. El Balance hídrico y electrolítico, debe controlarse cuidadosamente, en especial en pacientes con shock, tomar muestras para corregir la presión sanguínea y volumen sanguíneo circulatorio, antes de comenzar este tipo de tratamiento.

Altas dosis de furosemida están contraindicadas en falla renal causada por nefropatía o agentes hepatotóxicos, y en insuficiencia renal asociada con coma hepático.

Administración en falla renal: podría ser administrada a pacientes con insuficiencia renal en dosis normales. No son necesaria dosis suplementaria en pacientes sometidos a hemodiálisis.

Administración en insuficiencia cardíaca: la furosemida puede tener un efecto hemodinámica beneficioso sobre el corazón, independiente de su efecto diurético.

SOBREDOSIS

Los síntomas y señales principales de sobredosis con furosemida son deshidratación, reducción del volumen sanguíneo, hipotensión, desbalance de electrólitos, hipocalemia y alcalosis hipocloremica, y las extensiones de su acción diurética.

TRATAMIENTO

El tratamiento de sobre dosificación es de mantenimiento y consiste de reemplazo de las pérdidas excedentes de líquido y electrolito. Determinar frecuentemente los electrólitos plasmáticos, el nivel de CO2 sanguíneo y la presión. Asegure el adecuado drenaje en pacientes con obstrucción en la salida de la vejiga (como hipertrofia prostática).

La hemodiálisis no acelera la eliminación de furosemida.

Farmacocinética

Absorción: Oral, 60-70% de la dosis. Los alimentos pueden disminuir la velocidad de absorción, pero no parecen alterar la biodisponibilidad ni el efecto diurético. La absorción se reduce al 43 y 46% en pacientes con enfermedad renal terminal, y está reducida notablemente también en enfermos con intestino edematoso producido por insuficiencia cardiaca congestiva o síndrome nefrótico; en estos pacientes puede ser preferible la administración parenteral.

Distribución: Cruza la barrera placentaria y es excretada en la leche materna.

Unión a proteínas plasmáticas: se une extensivamente a proteínas plasmáticas, principalmente a albúmina. Las concentraciones plasmáticas que van desde 1 a 400 mcg / ml están 91 a 99% unidas en individuos sanos. La fracción libre promedio es 2.3 a 4.1% a concentraciones terapéuticas.

Metabolismo: hepático.

Comienzo de la acción:

     

  • Oral esta dentro de 30 min a 1 hora. El efecto máximo ocurre dentro de la primera o segunda hora. La duración de efecto diurético es 6 a 8 horas.

     

     

  • Administración intravenosa es dentro de 5 minutos, y un poco después luego de la administración intramuscular. El efecto máximo ocurre dentro de los 20 min a 1 hora. La duración del efecto diurético es aproximadamente 2 horas.

     

En pacientes normales, la biodisponibilidad de furosemida oral es 64%.

La vida media:

Tiene una vida media bifásica en el plasma con una fase de eliminación terminal que ha sido estimada en alrededor de 1,5 hrs, pero es prolongada en insuficiencia renal y hepática presenta amplias variaciones entre individuos;

     

  • normal : de ½ a 1 hora;

     

     

  • anúrico: de 75 a 155 minutos.

     

     

  • En pacientes con insuficiencia renal y hepática se han descrito vidas medias de 11 a 20 hrs.

     

Eliminación:

renal: 88%; biliar 12%. En pacientes con alteración renal, el aclaramiento plasmático total permanece inalterado ya que la eliminación no renal se incrementa considerablemente. En pacientes con uremia el aclaramiento renal y el extrarrenal, disminuye y la eliminación se retrasa.

Más furosemida se excreta significativamente en la orina luego de la inyección IV que después de la tableta o solución oral.

En neonatos las vidas medias descritas son prolongadas, probablemente debido al bajo aclaramiento renal y hepático.

Se han reportado sobre 7 hrs en recién nacidos.

Reacciones Adversas

Requieren atención medica

Frecuentes:

Desequilibrio hidro-electrolítico tales como hiponatremia, alcalosis hipoclorémica e hipopotasemia: sequedad bucal, sed, cambios en el estado de animo o mental, calambres, dolor muscular, náuseas, vómitos, cansancio o debilidad no habitual, pulso débil.

Hipotensión ortóstática.

Hiperglicemia, glucosuria en pacientes con predisposición a diabetes.

Ocasionales:

Gota: dolor de las articulaciones, parte inferior de la espalda costados o dolor de estomago.

Ototoxicidad mas frecuente con disfunción renal y con la administración parenteral de grandes dosis; habitualmente transitorio, pero se han producido sorderas permanentes especialmente en enfermos que reciben otros medicamentos ototóxicos: tintineo o zumbido de oídos o cualquier perdida de audición.

Parestesias.

Reacción alérgica: rash cutáneo o urticaria.

Leucopenia; agranulocitosis: dolor de garganta y fiebre.

Pancreatitis: dolor agudo de estomago, con náuseas y vómitos.

Trombocitopenia: hemorragias o hematomas no habituales.

Disfunción hepática: color amarillo de ojos o piel.

Xantopsia: visión amarilla.

Reacciones de hipersensibilidad sistémica: vasculitis Sistémica, nefritis Intersticial, angitis Necrotizante.

Hematológicas: anemia Aplastica (rara), anemia Hemolítica, anemia.

Reacciones de hipersensibilidad dermatológicas: dermatitis Exfoliativa, Eritema multiforme, Purpura, prurito.

Hiperuricemia.

Requieren atención médica solo si persisten

Frecuentes

Hipotensión ortostática como resultado de una diuresis masiva: mareo o sensación de mareo al levantarse desde una posición sedente o yacente.

Ocasionales: visión borrosa, diarrea, dolor de cabeza, aumento de la sensibilidad de la piel a la luz solar, pérdida de apetito, calambres o dolor de estómago.

Raras

Irritación local: enrojecimiento o dolor en el lugar de inyección.

Hiperhidrosis, espasmo de vejiga urinaria.

Nerviosismo, eyaculación precoz o dificultad para mantener la erección.

Otras Reacciones

Estreñimiento

Vértigo

Espasmos muscular

Debilidad

Angustia

Espasmo de la vejiga

Fiebre.

Cuando las reacciones adversas sean de moderadas a severas, la dosis debe reducirse o retirar la terapia.

Interacciones

Aminoglicósidos:

Furosemida puede aumentar la potencialidad ototóxica de aminoglicósidos, especialmente en presencia de función renal menoscabada.

Exceptuando situaciones de amenaza de la vida, evitar esta combinación.

Ácido etacrínico:

Furosemida no debería usarse concomitantemente con ácido etacrínico debido a la posibilidad de ototoxicidad.

Salicilatos:

Los pacientes que reciben dosis altas de salicilatos concomitantemente con furosemida, como en la enfermedad reumática, pueden experimentar toxicidad salicílica a dosis bajas debido a la competencia por los sitios de excreción renal. La combinación de furosemida y AAS reduce temporalmente el clereance de creatinina en pacientes con insuficiencia renal crónica. Hay pacientes que desarrollan un aumento de BUN, creatinina sérica y los niveles de potasio sérico, aumentan cuando furosemida se usa conjuntamente con AINEs.

Tubocurarina y succinilcolina:

Furosemida tiene una tendencia para antagonizar el efecto relajante del músculo esquelético de tubocurarina y puede potenciar la acción de succinilcolina.

Litio:

Litio generalmente no debería darse con diuréticos porque ellos reducen el clereance renal y agregan un riesgo alto de toxicidad por litio.

Drogas antihipertensivas:

Furosemida puede agregar a o potenciar el efecto terapéutico de otras drogas antihipertensivas. Se produce una potenciación con drogas bloqueadora adrenérgicas ganglionares o periférica.

Norepinefrina:

Furosemida puede disminuir sensibilidad arterial a norepinefrina; Sin embargo, norepinefrina puede todavía ser usada efectivamente.

Corticoides:

El uso simultáneo de corticoides y furosemida, puede disminuir los efectos natri uréticos y diuréticos y aumentar el desequilibrio electrolítico, particularmente la hipopotasemia; se recomienda hacer frecuentes determinaciones de electrolitos.

Anfotericina b parenteral:

Debe evitarse la administración simultanea y/o secuencial por el posible aumento del potencial de ototoxicidad y nefrotoxicidad, especialmente en presencia de disfunción renal; además el uso conjunto con diuréticos de asa puede intensificar el desequilibrio electrolítico, especialmente la hipopotasemia; se recomienda realizar frecuentes determinaciones electrolíticas y puede ser necesario un suplemento de potasio.

Anticoagulantes derivados de la cumarina ó indadiona; heparina, estreptoquinasa, uroquinasa:

Cuando estos medicamentos se usan simultáneamente con diuréticos de asa, los efectos anticoagulantes pueden disminuir como consecuencia de la disminución del volumen plasmático, dando lugar a la concentración de factores de coagulación en sangre. Además, la mayoría de la congestión hepática, inducida por diuréticos, puede producir una mejora en la función hepática, que origina un aumento de la síntesis de factores de la coagulación. Puede ser necesario un ajuste de la dosificación.

Hipoglicemiantes orales o insulina:

La furosemida puede aumentar ocasionalmente las concentraciones de glucosa en la sangre o interferir con los efectos hipoglicemiantes de estos fármacos; en diabéticos con diabetes tipo II puede ser necesario el ajuste de la medicación hipoglicemiante durante y después del tratamiento con el diurético.

 

Glucósidos cardíacos:

La administración de glucósidos cardiacos en forma simultánea con diuréticos de asa puede potenciar la posibilidad de toxicidad asociada a hipopotasemia.

Hidrato de cloral:

La administración de hidrato de cloral seguida de furosemida intravenosa puede dar lugar a un cuadro de diaforesis, accesos de calor e inestabilidad de la presión, incluso con hipertensión debida a un estado hipermetabólico producido por el desplazamiento de la tiroxina de su unión a proteínas.

Clofibrato:

El uso simultáneo con furosemida puede aumentar los efectos de ambas medicaciones, produciendo dolor muscular, rigidez y aumento de la diuresis; se recomienda precaución en su uso, especialmente en pacientes con hioalbuminemia.

Sucralfato:

La administración simultánea de sucralfato y furosemida en tabletas puede reducir los efectos antihipertensivos y natriurético. Los pacientes que reciben ambos drogas deberían observarse estrechamente para determinar si el efecto diurético deseado y / o el efecto antihipertensivo de furosemida se logra. La toma de furosemida y sucralfato debería estar distanciada por lo menos dos horas.

Indometacina

La co-administración de Indometacina puede reducir los efectos natri uréticos y antihipertensivos de furosemida en algunos pacientes por inhibición de la síntesis de prostaglandina. Indometacina puede afectar también los niveles de renina plasmática, excreción de aldosterona, y la evaluación del perfil de renina. Los pacientes que reciben ambos medicamentos deben observarse estrechamente para determinar si el diurético logra el efecto antihipertensivo deseado.

AINEs:

Además, el uso conjunto de AINEs y diuréticos puede aumentar el riesgo de insuficiencia renal secundaria a la disminución del flujo sanguíneo renal producido por inhibición de la síntesis renal de prostaglandinas.

Se ha demostrado que en los neonatos prematuros la administración de 1 mg de furosemida por kg de peso corporal inmediatamente después de la Indometacina evita o reduce los efectos adversos renales inducidos por Indometacina, sin interferir con el cierre del ductus arteriosus.

Alcohol o medicamentos que producen hipotensión:

Los efectos diuréticos y/o hipotensores pueden potenciarse cuando estos medicamentos se usan junto con diuréticos de asa; si bien se utilizan con frecuencia algunas asociaciones de antihipertensivos y/o diuréticos por sus ventajas terapéuticas, cuando se utilizan simultáneamente puede ser necesario un ajuste de la dosis.

Alopurinol, colchicina, probenecid, sulfinpirazolona:

Los diuréticos de asa aumentan la concentración de ácido úrico en la sangre; puede ser necesario el ajuste de la dosificación del medicamento antigotoso para el control de la hiperuricemia y gota.

Amiodarona:

El uso simultáneo de amiodarona y diuréticos de asa puede dar lugar a un aumento de riesgo de arritmias asociadas a hipopotasemia.

Antihistamínicos, fenotiazinas:

El uso simultáneo con diuréticos de asa puede enmascarar los síntomas de ototoxicidad como tinnitus, mareo o vértigo.

 

Dopamina:

El uso simultáneo puede aumentar los efectos diuréticos bien de los diuréticos de asa o de la dopamina, como resultado del efecto directo de la dopamina sobre los receptores dopaminérgicos que produce vaso dilatación de los vasos renales y aumento del flujo sanguíneo renal; la dopamina tiene también un efecto natriurético directo.

Estrógenos:

Su uso simultáneo puede disminuir los efectos antihipertensivos de los diuréticos de asa, ya que la retención de líquidos que producen los estrógenos puede dar lugar a un aumento de la presión arterial.

Bicarbonato sódico:

La administración simultánea de diuréticos de asa junto a bicarbonato sódico puede aumentar la posibilidad de aparición de alcalosis hipoclorémica.

Interferencias en pruebas de laboratorio

Los electrolitos séricos (particularmente potasio), CO2, creatinina y BUN deben determinarse frecuentemente durante los primeros meses de furosemida y periódicamente de ahí en adelante. Las determinaciones de electrolito de orina y séricas son particularmente importantes cuando el paciente vomita profusamente o esta recibiendo liquido parenteral. Se debe corregir las anormalidades o retirar la droga temporalmente. Otras medicaciones pueden influir también en los electrolitos plasmáticos.

     

  • Nitrógeno ureico en sangre y ácido úrico: puede producirse elevaciones reversibles de BUN y se asocian con la deshidratación, deben evitarse, particularmente en pacientes con insuficiencia renal.

     

     

  • La concentración de glucosa en sangre y en orina, pueden aumentar deben verificarse periódicamente en diabéticos que reciben furosemida, paralelamente en paciente con sospecha de diabetes latente.

     

     

  • Furosemida puede disminuir los niveles séricos de calcio (rara vez se ha informado casos de tétanos) y magnesio. Consiguientemente, los niveles séricos de estos electrólitos deben determinarse periódicamente.

 

 

 

 

Google

 

regresar a la página principal

 

 

 

 
 

 

 

 

 

Webmaster: Farm. Gustavo Di Iorio. mail: gustavodiiorio@yahoo.com.ar